Control

“Bajo el techo de la biblioteca, los estudiosos compartían una ilusión de libertad, convencidos de que el reino de la lectura se encontraba a su completa disposición. De hecho, su elección estaba censurada de diversas maneras: por el estante (abierto o cerrado) en que se hallaba el libro, por la sección en la que había sido catalogado, por el concepto privilegiado de salas reservadas o colecciones especiales, por generaciones de bibliotecarios cuya ética y gustos habían dado forma a la colección…”

Manguel, Alberto. La biblioteca de noche. Madrid: Alianza, 2006, p. 55.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s