Leer no es vivir

“Mike conocía casi todos los libros existentes en Luna, podía leer mil veces más aprisa que cualquiera de nosotros y no olvidar nada a menos de que se decidiera a borrarlo, podía razonar con perfecta lógica y formular complicadas hipótesis partiendo de datos insuficientes… pero no sabía nada acerca de cómo estar «vivo».”

Heinlein, R. A. La luna es una cruel amante. Barcelona: Acervo, 1972, p. 47

¿Velocidad de respuesta?

“En los Laboratorios Bell de Buenos Aires, en Tierra, tienen una computadora diez veces más pequeña capaz de contestar casi antes de que se le formule la pregunta. Pero ¿qué importa obtener la respuesta en una millonésima de segundo, en vez de una milésima, con tal de que sea correcta?”

Heinlein, R. A. La luna es una cruel amante. Barcelona: Acervo, 1972, p. 6