Cima

“Ante mi profunda estupefacción, no había obstáculos. ¡Estábamos en la cima!
Por segunda vez desde el principio de nuestra expedición dudé de mi razón. El Khili-Khili culminaba en trece mil trescientos cincuenta metros por encima del nivel del mar. O yo estaba loco, o lo estaba mi barómetro, pues nos encontrábamos a once mil seiscientos metros solamente. ¿Qué había podido pasar?
Fue entonces cuando comprendí. Al Este, una magnífica montaña dirigía hacia el cielo su cima brillante, a unos mil setecientos metros por encima de mí.
Nos habíamos equivocado de cima.”

Bowman, W.E, Al asalto del Khili-Khili. Huesca: Barrabés Editorial, 2001, p.169-170.

Anuncios

Mando

“Sólo, me esforzé en meditar sobre las responsabilidades del mando; pero tan débiles eran mis facultades de concentración, que no pude pensar en otra cosa que en la mermelada de ciruelas.”

Bowman, W.E, Al asalto del Khili-Khili. Huesca: Barrabés Editorial, 2001, p.141.

Escalada irreal

“Había en nuestra aventura algo de irreal. Hacer alpinismo a nueve mil metros está reputado como una hazaña casi sobrehumana, y, sin embargo, So Lo, sin aparato de oxígeno, tallaba escalones tan rápido como nosotros, con nuestros respiradores, podíamos escalar. Todo esto era demasiado fantástico.”

Bowman, W.E, Al asalto del Khili-Khili. Huesca: Barrabés Editorial, 2001, p.115.

Para el cine

“En caso de que la expedición tuviera éxito, los dos miembros de la misma que hubieran alcanzado la cima, bajo condición de que fuesen fotogénicos y que tuviesen menos de sesenta años, se verían obligados a suscribir un contrato de cine para un film titulado Tarzán y los abominables hombres de las nieves.”

Bowman, W.E, Al asalto del Khili-Khili. Huesca: Barrabés Editorial, 2001, p.17.

Para la posteridad

“Esperaba así poder filmar la historia en todos sus aspectos. La compañía que había provisto el aparato añadiría los elementos de una intriga sentimental y algunas secuencias de incidentes. Con esto y la introducción de una canción patriótica y la reducción al mínimo de las vistas de la montaña propiamente dichas, se obtendría un film que sería difundido en el mundo entero como una epopeya del heroísmo británico.”

Bowman, W.E, AL asalto del Khili-Khili. Huesca: Barrabés Editorial, 2001, p.17.

Montañeros del futuro

“Esperaba igualmente recoger una pareja de todas las especies vivas que encontrara en la montaña, a fin de estudiar la posibilidad de producir una rza de montañeros capaces de llevar una vida normal a las altas altitudes.”

Bowman, W.E, AL asalto del Khili-Khili. Huesca: Barrabés Editorial, 2001, p.16